Javier Arinero: “Busco llegar al espectador activo que se esfuerza por alcanzar la historia en sí”

El director de Julia y Gissela, Javier Arinero, presentó la noche del viernes 28 de octubre en los cines Manhattan un corto sobre la vejez. Amante del cine, el cortometrajista vallisoletano, invita con su trabajo a la reflexión y juega con un final abierto donde cada espectador puede realizar su propia interpretación.

-          ¿Dónde ubicaría sus comienzos en el séptimo arte?

Yo no trataría de buscar un momento determinado, diría que mi relación con el mundo del cine es una relación a largo plazo y sin fecha de caducidad. Puntualmente tenemos nuestros altibajos, pero nunca dejaremos de querernos. Si hablamos de mis inmersiones en los distintos ámbitos, ya sea guion, dirección o producción, a día de hoy me sigo considerando un simple espectador. Mis mejores momentos en el mundo del cine siguen siendo sentado en una butaca y con dos horas por delante para disfrutar de la mejor película.

-          ¿Hay algún director que haya marcado especialmente su carrera cinematográfica o al que le gustaría parecerse? ¿Por qué?

No me considero seguidor en especial de ningún director. Soy más fan de las cintas, o incluso de escenas o momentos determinados de una película. De todas formas, me declaro acérrimo seguidor del cine español. Esta no es una afición exenta de riesgo, pero la gente se sorprendería mucho si apostase por más de una producción de las que se hacen en nuestro país y lamentablemente pasan de refilón por nuestras pantallas. En línea con esto último y si tengo que dar alguna referencia, me gustaría destacar películas como: La soledad o Las horas del día de Jaime Rosales, AzulOscuroCasiNegro y Gordos de Daniel Sánchez Arévalo, Hola, ¿estás sola? de Icíar Bollaín, Para que no me olvides de Patricia Ferreira o Héctor de Gracia Querejeta. También me gustaría destacar las primeras pelis de Fernando León con un claro tinte social que disecciona tangencialmente la realidad.

-          ¿Cuál es la idea que intenta transmitir con Julia y Gissela?

Más que una idea, lo que quería crear en el espectador era un estado de reflexión. El objetivo era que “la idea” la construyese el propio espectador respondiéndose a las preguntas que por el tempo planificado enseguida van a surgir: ¿Qué está pasando?, ¿qué hacen esas dos mujeres juntas en el mismo banco?, ¿qué relación existe entre ellas?… La narración tal y como está planteada busca que el espectador llegue a sentir un punto de incomodidad y que su imaginación reaccione en busca de una respuesta a lo que le están contando. Yo busco llegar al espectador activo, el que se esfuerza por interpretar todas las pistas que se le van dando y a través de las cuales se construye la historia en sí misma. Mi mayor recompensa es que haya gente que consiga traspasar el muro de silencio entre Julia y Gissela y que alcancen a entender la realidad que he querido reflejar.

-          La temática social de las relaciones entre las personas mayores y sus cuidadores está a la orden del día, ¿cómo definiría este tipo de relaciones?

El punto de partida en estas situaciones es que se está forzando un tipo de convivencia entre dos “extraños” que a priori no tienen nada en común. Se trata de dos personas que por su situación (física, sanitaria y económica, fundamentalmente) han sido obligadas a convivir.  Estamos hablando, por lo general, de personas que están muy distantes entre sí, tanto a nivel generacional como cultural, y que en muchas ocasiones comparten momentos muy difíciles en un entorno muy limitado las 24 horas del día.

Este tipo de situaciones son, sin duda, una fuente de conflictos. Pero esto no quiere decir que siempre salgan mal. A lo largo del periodo de recopilación de documentación para el cortometraje también encontré historias maravillosas, pero finalmente me decanté por reflejar la realidad más cruda.

-          La monotonía o la rutina son dos características que suelen asociarse a la vejez, ¿cree que llega el momento en que ya no queda nada que hablar?

En el caso de Julia y Gissela el silencio no es más que un recurso narrativo. Es el espacio que he querido dejar para que cada uno cree su propia historia en torno al porqué de que esas dos mujeres, entre las que existe alguna relación, no interaccionen a nivel verbal. Una posible demencia, una reciente discusión, resignación, o incluso la monotonía, son las posibilidades que llevan a las dos protagonistas a no mediar palabra. Pero no creo que la monotonía o la rutina sean características de patrimonio exclusivo de la vejez.

-          ¿Se inspiró en alguna situación en concreto para llegar a la idea de Julia y Gissela?

La primera vez que me planteé hacer Julia y Gissela fue hace 3 o 4 años. Ya entonces empezaron a llamar mi atención esas “extrañas parejas” que empezaban a verse en los bancos y parques de nuestras ciudades. Hoy en día es algo que se está empezando a convertir en cotidiano y no hace falta buscar mucho para cruzarnos con una “Julia” o “Julio” acompañado de una “Gissela” o “Jorge”. Digamos que casi todos los casos siguen el mismo patrón, así que no trabajé con ninguna referencia concreta.

-          ¿Qué ocurre cuando sólo queda un banco vacío?

Lo que tú quieras que pase. Puede ser el final o el principio del día, que Gissela esté de vuelta en su país o que hoy se hayan sentado en otro banco.

-          ¿Cómo valora su experiencia en ‘ValetudoDVD – Ven y estrénate en Seminci’?

Para mí fue algo muy especial. Ver una sala llena y expectante, dispuesta a ver todos nuestros trabajos a corazón abierto, es una gran motivación para seguir adelante. Además yo soy de Valladolid, aunque ahora venga de muy lejos, y ver mi corto proyectado en la sala I de los cines Manhattan ya era para mí toda una recompensa. Aparte, está el tema de conocer directamente a gente que está trabajando al mismo nivel que tú y comparte la misma ilusión por el mundo del cortometraje. En definitiva, fue una experiencia muy gratificante.

-          ¿Repetiría?

¡Sin duda! Y espero, sinceramente, que esta sea la primera de muchas convocatorias.

-          Actualmente, ¿tiene algún proyecto en mente?

En estos momentos me encuentro en la sala de montaje dando forma a mi próxima producción. Es algo difícil de explicar porque ya está todo el material rodado pero aún no tiene título. A grandes rasgos, es la historia de un encuentro entre un niño autista y un músico de rock. Está basada en un acontecimiento real que registramos el año pasado pero que será narrado con algunas licencias que lo acercarán a la ficción e incluso se introducirán algunos cortes animados. Me ha costado mucho acotar la narración pero creo que por fin he dado con la estructura adecuada y espero poder lanzarlo en los próximos meses. Y, ¿quién sabe?, quizás lo podremos ver en el próximo ‘ – Ven y estrénate en Seminci’.

 

1 Comment

  1. sara dice:

    Me ha encantado la historia… no sólo refleja una constante en la actualidad sino que además veo reflejada en ella carencias, prejuicios y sentimientos de la humanidad. Olé!

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.