Pablo Fuentes, director de El gigoló: “A lo largo de nuestra vida todos nos hemos prostituido ideológicamente”

El codirector de El gigoló, Pablo Fuentes, aclara algunos aspectos de su trabajo y agradece la respuesta del público la noche del estreno en los cines Manhattan. El cortometrajista, que comparte dirección con Virginia Flores, Alma Prieto y Luis Reis, comenta las posibilidades que aporta lo absurdo de nuestra existencia, en ocasiones irremediable, dentro del universo cinematográfico.

-          ¿Cuándo y cómo empezó a interesarse por el séptimo arte?

Eso es muy difícil de responder. Llevo viendo cine muchos años, hasta donde alcanza mi memoria. Recuerdo que me encantaban las películas de Terminator. Con 12 años descubrí La vida de Brian, y poco después El tercer hombre, una de mis películas favoritas. Y como aficionado a la elaboración de cortometrajes empecé con unos 10 años cuando le robé la cámara de vídeo a mi tío. Menos mal que he aprendido mucho por el camino.

-          ¿Ha querido mostrar a través de su corto, El gigoló, algún paradigma social?

En primer lugar, El gigoló no es solamente obra mía, somos cuatro padres: Virginia Flores, Alma Prieto, Luis Reis y yo, con lo cual supongo que cada uno tenemos nuestra visión de la criatura. Pero no creo que nos centrásemos en ningún paradigma, la situación en la que se encuentra el personaje, el alcohol y el desempleo, son una excusa para moldear a nuestro personaje y darle alas.

-          ¿Dónde termina la realidad y empieza la ficción de El gigoló?

Eso es lo bonito del cine, la sensación de realidad. No creo que termine la realidad de nuestro corto, que sea una situación absurda no la convierte en irreal, la vida es absurda. Ese personaje podría ser yo en muchos aspectos, sólo que yo no me metería a “puto”, quizá ese sea el punto de ficción. (Ríe)

-          ¿Calificaría su corto como un drama social o como una sátira escéptica?

Si tengo que elegir entre ambas opciones, me quedo con la sátira. No intentamos hacer una denuncia de una situación, queremos ver una evolución bastante enrevesada de un personaje perdedor. Es una caricatura de sí mismo.

-          En su cortometraje aborda dos problemas de la sociedad actual: el paro y la prostitución, ¿por qué eligió vincular estas dos temáticas?

Metería también el alcohol, que a su vez actúa de nexo entre ambas. Se vinculó de casualidad. En un principio surgió la idea de hacer una historia en la que un hombre mataba a una mujer, y poco a poco daríamos las pistas de que era ella misma la que le contrataba para suicidarse. Después, la historia se fue transformando al buscar la forma de contacto entre estas dos personas. Así surgió la idea de “¿y si él se cree que lo contrata para otra cosa? ¿Para qué? ¿Para follar?” Eso se decidió rápido, tardamos más en decidir si ella moría o no. Al final muere él, un giro argumental que a mí me encanta y que disfruté mucho mientras lo escribía.

-          El humor negro está muy presente en su cortometraje a través de la figura del protagonista, ¿cómo le definiría?

Cuando entre los cuatro fijamos el argumento, los personajes y la acción, el gigoló” se definió por sí solo como perdedor. Mientras escribía el diálogo final me acordaba de algunos personajes de los Coen, y lo más triste de todo, me veía a mí en su tesitura. Intenté trasladar los grandes cambios que viví a la boca del protagonista. Pero nosotros no tuvimos el mérito, fue Robe, nuestro actor, el que dotó de carisma a nuestro entrañable personaje. Sin él no hubiese funcionado.

-          ¿Cómo puede pasar una persona de gigoló a sicario y, por último, a víctima?

A lo largo de  nuestra vida todos nos hemos prostituido ideológicamente, nos hemos vendido y al final nos golpea la realidad. Esos cambios no son tan raros, la persona más feliz del mundo puede tener de la noche a la mañana una depresión de caballo con tendencia autodestructiva.

-          ¿Qué sintió momentos antes de la presentación de su cortometraje?

Pánico y alegría. Temía que no quedasen tan claros los giros argumentales, pero creo que el público reaccionó bien, supongo que eso es bueno.

-          En líneas generales, ¿qué le han parecido los cortometrajes del resto de ?

Había de todo. Quizá para estar vinculado a Seminci, ciertas obras parecían estar fuera de lugar, pero hubo auténticas joyas. Prefiero no decir nombres.

-          ¿Cómo valoraría su paso por ‘ValetudoDVD – Ven y estrénate en Seminci’?

Fue un poco triste que no pudiésemos contar con todo el equipo, pero al menos vino Alma, que presentó conmigo a la criatura. Además, recibir los aplausos y las opiniones del público me ha dado fuerzas para seguir con la producción audiovisual.

-          ¿Tiene pensado participar en algún otro concurso de cortometrajes?

Sí, y espero que nunca se me quiten las ganas de intentarlo.

-          ¿Tiene algún otro proyecto en mente?

A finales de mes ruedo con un amigo. En cuanto acabe, tengo unas pocas ideas para ir escribiendo.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.