Unos sorbos de Mirindas asesinas para debutar con buen pie en el largometraje

Antes de presidir la Academia de Cine, antes de rodar en los Estados Unidos, antes de ser un nombre fundamental para la industria del cine española, antes de conseguir con El día de la bestiaun rotundo éxito, Álex de la Iglesia también se abrió paso en este mundo con un cortometraje que llamó la atención por el humor negrísimo que desprendía.

Álex Angulo interpretaba en esta cinta, rodada en 1991, a un improbable psychokiller que sembraba el terror en un bar al que entra para beber unos refrescos. Su conducta nerviosa y excéntrica se transforma en salvaje cuando el camarero o los clientes no responden con la precisión que él espera a sus ambiguas preguntas. Un baño de sangre, rodado en un muy expresionista blanco y negro, y en el que también aparecen Ramón Barea o Saturnino García.

Con Mirindas asesinas Álex de la Iglesia dejaba claras cuáles eran sus referencias a la hora de hacer cine y sus escasos (nulos) miedos a la hora de tomar riesgos. En el momento de su aparición, este cortometraje podía entenderse casi como una excepción en el cine español. Salvaje, brutal y despiadado, era también un ejercicio de estilo y una historia teñida de un humor oscuro muy español y que es también la seña de identidad del realizador vasco.

El trabajo fue la carta de presentación que le sirvió al cineasta para que los hermanos Almodóvar produjeran, a través de El Deseo, su primer largometraje. En Acción mutante insistía en acomodar el cine de género al universo que, junto a su colaborador habitual en los guiones, Jorge Guerricaechevarría, ha construido en las dos últimas décadas.

Después de este paseo por la ciencia ficción más castiza llegaría la que seguramente es su cinta más exitosa, El día de la bestia, otra vez con el terror –esta vez de corte satánico- en su centro y con impagables concesiones al humor de la mano de ‘jevis de Carabanchel’ y estrellas catódicas de lo sobrenatural.

Perdita Durango, La comunidad o su último largometraje hasta el momento, la multipremiada Balada triste de trompeta, son obras que guardan una implacable lógica y coherencia de un realizador que dio sus primeros pasos hace 20 años con un cortometraje rodado en blanco y negro.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.