Alberto Rodríguez, un paso adelante en su carrera con Grupo 7

Entre los estrenos cinematográficos con sello nacional que han llegado a las salas en las últimas semanas, posiblemente sea Grupo 7 uno de los que más interés habían despertado, y no sólo por la presencia de un Mario Casas ídolo de adolescentes en su reparto.

La cinta del sevillano Alberto Rodríguez es un nuevo paso en una carrera cada vez más consolidada y que inició hace más de una década con su paisano Santi Amodeo (Astronautas, Cabeza de perro) como compañero de viaje. Ambos, sin apenas medios, debutaron en el terreno del largometraje con El factor Pilgrim, comedia ubicada en Londres en donde la casualidad ponía en manos de sus protagonistas las pruebas que desacreditarían la verdad asumida del más grande grupo de música de la historia.

Antes de este salto al vacío, que casi contra pronóstico los situaría en la rampa de despegue del cine español, Rodríguez y Amodeo habían rodado un cortometraje protagonizado por Álex O’Dogherty, que repetiría después en su primer largo. En Bancos, el actor interpreta a un cajero de supermercado que fantasea con la posibilidad de cometer atracos perfectos y salir indemne de sus excursiones delictivas.

Tras El factor Pilgrim, los dos realizadores inician trayectorias por separado. El traje es el primero de los títulos firmado en solitario por Alberto Rodríguez, que conseguiría una atención mucho mayor con su siguiente largometraje, 7 vírgenes. Su protagonista, Juan José Ballesta, se hizo con la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de San Sebastián por su papel en la cinta, un viaje hacia la madurez de un chaval problemático que disfruta de un fin de semana de permiso del reformatorio en el que está internado.

After, una desencantada historia sobre una generación que se resiste a dejar atrás la juventud y afrontar la realidad que impone la madurez, es su penúltima película. Blanca Romero, Guillermo Toledo y Tristán Ulloa ponían el rostro a un trío protagonista que busca en un fin de semana de alcohol, drogas y sexo evadirse de todo cuanto los rodea y les llena de insatisfacciones.

Con , Rodríguez incide en el género policíaco con una trama situada en la Sevilla pre-Expo’92, una historia de drogas y marginalidad y en la que, aparte de Casas, sobresale Antonio de la Torre.

Una carrera en progresivo crecimiento la de Alberto Rodríguez desde aquel corto rodado a cuatro manos y que promete seguir dando muestras del pulso que el cineasta tiene a la hora de narrar una historia.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.