Alejandro Hernández: “Todos tenemos alguna película que nos cambió la vida”

El realizador de I´m Dreaming of a Pink Rabbit, Alejandro Hernández, ha sido capaz de construir una historia desde el escritorio de su casa. Con mucho trabajo por delante y la pasión por el cine como aliciente, el cortometrajista revela los datos de su nuevo proyecto, Leo & Nora.

¿Qué significado tiene para usted hacer cine?

Como una vez dijo Tarantino (censuro un poco sus habituales vocablos malsonantes): “No es necesario ir a escuelas de cine, ni entender sobre lentes… Nada de eso importa. No hay que saber cómo hacer una película. Si uno ama de verdad el cine con todo su corazón y suficiente pasión, sabrá como hacer una buena película”. Yo no podría estar más de acuerdo en esto, pese a que actualmente estoy estudiando realización en la Escuela de Imagen y Sonido Aceimar (y aprendiendo muchas cosas). Pero hay que ver cine sobre todo.

¿Qué cree que buscan los espectadores en una película para que les apasione?

Supongo que buscan una historia que les sorprenda, les haga sentir e incluso reflexionar sobre nosotros mismos. Todos tenemos alguna película que nos cambió la vida.

¿Por qué eligió hacer un cortometraje de animación?

Porque no tenía una videocámara decente, por lo que se me ocurrió hacer un vídeo con fotografías. De ahí que haga “stop motion”. Pero también grabo cortometrajes con actores y acción real.

Dirección, guion, montaje, animación, fotografía… ¿Cómo puede con todo?

Cuando haces “stop motion” en el escritorio de tu habitación, realmente no tienes mucho sitio para más personas. He trabajado con gente en otros proyectos, y han salido cosas buenas, pero cuando trabajo solo es cuando exploto mejor mi creatividad. Creo que es mi forma de ser.

¿Cuál es la idea que intenta transmitir con I´m Dreaming of a Pink Rabbit?

Quizá más que una idea, lo que quería era entretener al espectador con una historia que no va más allá de una persecución onírica a lo Tom & Jerry o  a lo El coyote y el correcaminos. Diría también que lo que quiere decir el corto es que, para dormir, lo de contar ovejas saltando una valla, no funciona. Está claro que alguna siempre se escapa.

En su corto, los juguetes y todo cuanto hay alrededor del protagonista cobra vida propia. ¿Es este el sueño infantil por excelencia?

De niños nos pasábamos jugando con los muñecos, fingíamos que realmente existían e incluso hablábamos con ellos. Pero en el corto, más que cobrar vida los juguetes, lo que cobra vida son los seres de sus sueños. Si me paro a pensar en mis propios sueños, el hecho de que algún protagonista de mis ensoñaciones pudiese pasar del mundo onírico al real me quitaría el sueño realmente. Pero sería divertido.

¿Cómo valora su paso por ‘ValetudoDVD – Ven y estrénate en Seminci‘?

Muy positivo. Sobre todo porque la sensación al ver tu corto en una sala de cine llena y oír cómo una gran muchedumbre aplaude es simplemente una experiencia inolvidable.

Entre los cortos presentados la noche del viernes 28 de octubre en los cines Manhattan, ¿tiene sus preferidos?

Creo que no tengo ningún favorito. Me gustaron unos más que otros. Eso sí, eché en falta más cortos de animación.

Actualmente, ¿tiene algún otro proyecto en mente?

Actualmente estoy trabajando en un nuevo cortometraje de “stop motion”, llamado Leo & Nora. Esta vez he trabajado mucho más los decorados, habrá más personajes y será una historia más elaborada. Aquí podéis ver un pequeño tráiler.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.