El cine de Segura antes de Torrente

Un expolicía misógino, racista, desagradable hasta la náusea y compendio de todos los defectos imaginables es el personaje con el que logró, hace más de 10 años, uno de los grandes éxitos de la historia reciente del cine español. Con Torrente, el brazo tonto de la ley, consiguió llevar a las salas a más de tres millones de espectadores e inauguró una franquicia que en 2011 ha tenido su –hasta el momento- último capítulo con una cuarta entrega rodada en tres dimensiones y que ha rondado los 20 millones de euros de recaudación.

Unas cifras que se encuentran al alcance de muy pocos cineastas españoles y que ha conseguido con una serie de películas en las que, ajeno a lo que pueda opinar la crítica, vuelca sin medida un humor sin complejos en el que abunda la sal gruesa, las referencias a la cultura popular y la presencia de caras conocidas, sean o no actores, que sirven para hacer constantes guiños a los espectadores.

En 1998, cuando el primer Torrente llegó a las carteleras, Segura era ya un rostro conocido por su aparición en películas como Acción mutante, Two Much o, sobre todo, El día de la bestia, por la que recibió un al mejor actor revelación.

Pero, antes que a la interpretación, su camino estaba orientado a la dirección desde los primeros trabajos que, de adolescente, rodó con una Súper-8. Pero fueron tres , a comienzos ya de los noventa, los que hicieron de él el realizador que terminaría de explotar con ese primer largometraje. Con Evilio, Perturbado y Evilio vuelve (El purificador), el director de Carabanchel mostraba ya su inclinación por interpretar a personajes límite, psicópatas violentos, seres apartados de los cauces normales de la sociedad y que despiertan en los espectadores unos sentimientos contradictorios que se mueven entre la atracción y la repulsión.

Con el segundo de esos trabajos, financiados en parte a la afición de Segura en aquellos años por prodigarse en todo tipo de concursos televisivos, el actor y director se hizo con el Goya al mejor cortometraje de ficción en 1993. En él, con homenaje al Psicosis de Hitchcock incluido, daba rienda suelta a sus obsesiones con la historia de un hombre obsesionado con el sexo femenino.

Toda una demostración por parte de Segura de su habilidad para mostrar la parte más detestable del ser humano sin que su forma extrema de entender el humor deje de tener un destacable protagonismo.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.