Fernando León de Aranoa, cine y conciencia social

Familia, una comedia dramática con un original planteamiento y un reparto encabezado por Juan Luis Galiardo, supuso el debut en el largometraje de un realizador que, un par de años antes, en el corto Sirenas, había mostrado ya algunas de las constantes en las que se movería más tarde. De hecho, Familia puede considerarse casi como una rareza, un juego entre actores y un acercamiento a través del humor negro a la soledad y a las relaciones humanas, de Fernando León de Aranoa, que después ha optado por cargar a sus películas de un evidente componente social.

Con premios como el de mejor director novel en la Seminci y el Goya en la misma categoría por su debut en la mochila, Barrio le colocó definitivamente en la órbita de los directores a los que había que prestar una necesaria atención. La crónica de tres chavales y su gris existencia en una zona cualquiera del extrarradio de una gran ciudad se convirtió en un éxito inesperado y el nombre de León de Aranoa volvió a sonar en las entregas de premios de 1999. En Barrio se palpa la preocupación por los personajes del realizador, guionista también de sus largometrajes, el cuidado a la hora de definir los caracteres de sus protagonistas mediante un puñado de acciones y de frases. También apuntaba la cercanía con la clase social más humilde, la que batalla a diario para llegar a final de mes con la mayor dignidad posible pese a las montañas de dificultades que han de soportar.

Los lunes al sol, su siguiente largo de ficción (antes dirigió el documental Caminantes, sobre las protestas zapatistas en México) fue el golpe definitivo a una trayectoria en ascenso. Triunfadora en los , con el galardón a la mejor película incluida, la película retrató a toda una generación golpeada por el paro y dejó para la historia un personaje ya icónico, el Santa que interpretó Javier Bardem.

En sus dos últimos trabajos, León de Aranoa ha abordado asuntos como el de la prostitución, en Princesas, o el de la inmigración y el desamparo en el que viven muchos ancianos, en Amador. Otro anciano era el protagonista del cortometraje del que hablábamos al principio, Sirenas. Txema Blasco era un viejo pescador que tenía que abandonar su hogar junto al mar y regresar al interior con su familia. Daniel Guzmán, su nieto, aprendería valiosas lecciones durante el tiempo que su abuelo permanezca con ellos. Disfrutadlo.


Sirenas de Fernando Leon De Aranoa por hamletprimero

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.