Juanma Bajo Ulloa, un cine de ida y vuelta

El caso de es uno de los fenómenos más extraños que ha generado el cine español en las últimas décadas. Aupado por la crítica, gracias a sus primeras películas, a un lugar fundamental dentro del cine de autor nacional, superó cualquier expectativa de taquilla con su tercer largometraje, Airbag. Cuando todo hacía suponer que su nombre debería ser uno de los fundamentales de los años posteriores, su estrella pareció dejar de brillar.

Han pasado 15 años desde que su gamberra y salvaje Airbag se convirtiera en el título más taquillero del cine español hasta entonces (los Amenábar y los Torrente le quitaron el trono hace tiempo). Y, desde entonces, un solo largometraje de ficción, la poco conocida Frágil, y el documental Historia de un grupo de rock jalonan su trayectoria. Algún cortometraje y trabajos en el terreno del videoclip completan su currículum desde 1997. Por el camino, aventuras que, tras mucha energía y años de preparación y de parones, terminaron en otras manos, como la adaptación para la gran pantalla de El Capitán Trueno. Un bagaje corto para quien con su debut en el largometraje, Alas de mariposa, consiguió la Concha de Oro a la mejor película en el Festival de Cine de San Sebastián. La terrible historia que presentaba aquí, en la que el nacimiento de su hermana despertaba en la protagonista un insuperable sentimiento de odio, abrió el camino para Bajo Ulloa, que no tardaría en confirmar su talento para componer oscuras y desasosegantes historias.

Con La madre muerta, protagonizada por Karra Elejalde y Ana Álvarez, se adentró de nuevo en las tinieblas, y también con un trauma sufrido por una niña como motor de la trama. Entonces llegó ese letal cóctel de géneros llamado Airbag, que llevó a miles de espectadores al cine. La promesa de humor, violencia y sexo, mezclado todo ello sin ningún tipo de prejuicio, resultó ser una jugada perfecta. Su cuarto (y último, por el momento) largometraje de ficción, resultó mucho más modesto en todos los sentidos. Frágil es una fábula, casi un cuento con princesas y caballeros, en la que su protagonista se lanza a la búsqueda de su verdadero amor. Un amor con muy pocas posibilidades de materializarse.

Antes de que ninguno de estos fuese una realidad, Juanma Bajo Ulloa rodó varios cortometrajes con los que depuró su estilo. El último antes de lanzarse a la aventura del largo, El Reino de Víctor, reunía algunos elementos que después volverían a aparecer de manera más o menos evidente en su filmografía. Una mansión apartada, una presencia extraña y amenazante y unos protagonistas de corta edad fascinados por un cuento son las piezas con las que el realizador vasco jugaba en este trabajo. Disfrutadlo.

El Reino de Víctor

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.