Las mil caras de Pedro Almodóvar

Existen muchos en Pedro Almodóvar. Al repasar brevemente su currículum (al alcance de muy pocos nombres no ya en el cine español de las últimas décadas, sino en el europeo y casi en el mundial) aparecen sus premios Óscar, Goya, Bafta, Globos de Oro, galardones en festivales de todo el mundo y reconocimientos como la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la Legión de Honor francesa o incluso el doctorado honoris causa por la Universidad de Harvard.

Mucho antes de todos estos éxitos nos encontramos al Almodóvar que, en plena movida madrileña y acompañado de Fabio Mcnamara, jugaba a ser una estrella del glam-rock con canciones como Quiero ser mamá. Y muy poco después de esto, claro, emerge el Pedro Almodóvar más reconocible, el director de cine transgresor, polémico, muchas veces suicida y siempre manchego (signifique este adjetivo lo que signifique).

Desde sus primeros largometrajes (Pepi, Luci Bom y otras chicas del montón, Laberinto de pasiones, ¿Qué he hecho yo para merecer esto?) quedó claro que las convenciones, lo políticamente correcto y los límites sociales no entraban en sus planteamientos cinematográficos. En 1988, con Mujeres al borde de un ataque de nervios, toca por primera vez la gloria, consigue una candidatura a los Óscar y se gana un prestigio en los Estados Unidos que no ha disminuido en ningún momento desde entonces. Tras Átame llega la, probablemente, etapa más irregular, con títulos discutibles y discutidos como Kika o La flor de mi secreto, en los que, de cualquier forma, ahonda en unos guiones cada vez más complejos y autorreferenciales. Todo sobre mi madre supone un nuevo hito en su carrera y el reconocimiento generalizado de su madurez como cineasta. La cinta interpretada por Cecilia Roth y Marisa Paredes (sólo dos de esa extensa nómina de “chicas Almodóvar” de la que cualquier actriz desea formar parte) conquista el Óscar al mejor largometraje de habla no inglesa, entre una multitud de otros galardones, y sitúa al realizador en una posición privilegiada.

Unos años más tarde repetiría experiencia en Hollywood con Hable con ella, premiada por su guion y, desde entonces, ha continuado dando muestras de su capacidad para dar lo mejor y lo peor (incluso en la misma película) y de posicionar a un público que lo admira incondicionalmente o lo denigra casi con la misma intensidad. El año pasado, con La piel que habito, en la que adaptaba, en contra de su costumbre, una obra ajena, contaba de nuevo con Antonio Banderas y dejaba claro que las peores pesadillas tienen un decidido tono diferente en sus manos.

Almodóvar es, pues, ese cineasta que ha sintetizado en una fórmula estrictamente personal la experimentación de los años 70, el melodrama de Douglas Sirk, los excesos de Fellini o el cine negro más radical. Un cineasta que a mediados y finales de la década de los 70 rodó una serie de , rodados la mayoría de ellos en Super 8 y que hoy en día están en su gran parte desaparecidos. Trabajos en los que el sexo (Dos putas o una historia de amor que termina en boda) se mezcla, directamente, con la escatología (Film político). En Salomé, rodada ya en 16 mm., se inspira en la obra de Oscar Wilde para dotarla de un aire entre castizo y surrealista que ha explotado después en muchos de sus largometrajes.

Lamentablemente, no quedan demasiados restos de esos primeros trabajos amateur que Almodóvar rodó cuando el cine todavía no se había cruzado de forma decisiva en su vida. Pero son los suficientes como para comprobar la manera en la que un artista lo es desde sus inicios y su concepción, su forma de entender el objeto artístico, está prefijado en su ADN y aflora desde el primer momento en su obra.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.