Blancanieves (y los tres cortometrajes vencedores en los Goya)

El cine español vivió su gran noche con la celebración de los Premios Goya, que en su 27ª edición vio cómo Blancanieves se hacía con el trofeo más deseado, el de mejor película, además de otros nueve galardones. Películas que durante 2012 han proporcionado un importante espaldarazo económico a la taquilla nacional, como Lo imposible o Las aventuras de Tadeo Jones, también salieron de la gala con importantes motivos para sentirse satisfechas. El realizador de la primera, J.A. Bayona, fue considerado mejor director por su ambicioso acercamiento a la tragedia del tsunami que barrió el sureste asiático hace casi una década. La cinta protagonizada por un simpático aspirante a arqueólogo, mientras, se hizo además de con un previsible premio al mejor largometraje de animación con los que destacaban la adaptación del guion y la dirección novel de su responsable, el vallisoletano Enrique Gato.

Pero, al margen de grandes películas con grandes presupuestos, historias que han visto en las salas millones de personas y grandes actores que ponen el brillo en estos acontecimientos, los Goya también recompensan la labor de otros profesionales. Grandes profesionales que no suelen encontrar un eco relevante en los grandes medios y que son casi desconocidos (o completamente desconocidos) para el público, como es el caso de los cortometrajistas que lograron su merecida cuota de protagonismo. Tres categorías y tres cintas galardonadas que ponen de manifiesto el trabajo que se realiza en nuestro país.

logró el Goya al mejor cortometraje de ficción por Aquel no era yo. El realizador se acerca a una realidad cruda, dura, violenta y a la que no solemos prestar demasiada atención: la de los niños soldados a los que se arrebata la infancia para luchar en guerras interminables en el continente africano. Un disparo unirá las vidas de uno de estos chavales y la de una cooperante española que viaja a una de estas zonas en conflicto.

El vendedor de humo, de , consiguió por su parte el premio al mejor trabajo de animación. En el corto, que os dejamos aquí para que podáis disfrutarlo, el protagonista transforma en apenas unas horas la vida del pueblo al que llega. O quizás no.

Por último, el brasileño Sergio Oksman ganó en el apartado de mejor corto documental gracias a A story for the Modlin (Una historia para los Modlin). Un trabajo que arranca en una mítica producción de terror, La semilla del diablo, para narrar el periplo vital de uno de los actores que participaron en la cinta de Polansky. Elmer Modlin huyó con su familia a un lejano país y se ocultaron a los ojos del resto del mundo.

Los Goya, una vez más, volvieron a ser territorio propicio para el corto.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.