Gorka Vázquez: “La animación es un buen negocio”

Gorka Vázquez, codirector junto a Iván Oneka de The Wish Fish, opta al Goya al mejor largometraje de de 2012 por un título en el que su pequeño protagonista se ve envuelto en un gran lío por su poco aprecio al pescado. Vázquez está ligado a ValetudoDVD-Ven y Estrénate en Seminci de una manera especial, puesto que fue uno de los jurados en la primera edición de este proyecto. Ahora, con la ceremonia de los premios cinematográficos más importantes de nuestro país a punto de celebrarse, nos habla acerca de su experiencia con esta película y sobre el estado del cine de animación en España.

The Wish Fish es solo tu segundo largo como director y ya estás nominado al Goya. ¿Cuáles eran las expectativas antes de iniciar el proyecto?  

Las expectativas eran sencillas. Poder terminarla principalmente (risas). A lo que me refiero es que vamos planteando pequeños hitos y estrategias tanto en el día día de la producción como de repercusión y venta posterior, que no pasan necesariamente por esperar un reconocimiento. Yo por aquel entonces estaba dirigiendo Olentzero eta Iratxoen jauntxoa y se dio luz verde a la vez al proyecto de The Wish Fish, del cual asumí también la dirección junto con Iván Oneka. Queríamos hacer un largometraje con mensajes positivos como la buena alimentación y el valor de la familia, con mucha acción y mezcla de géneros: fantasía, road-movie… y dirigido principalmente a los peques de la casa. El objetivo es siempre el entretenimiento. Esperamos haberlo cumplido. El Goya desde luego es un espaldarazo y gane quien gane redunda en mejorar el estado de salud cada vez mejor de la animación en España.

¿Y cómo resultó la experiencia de codirigir un proyecto como este? El cine es una tarea en gran parte colaborativa, pero no sé hasta qué punto es más cómodo que las decisiones dependan solamente de una persona.

Fue francamente bien. Tanto Iván como yo conectamos enseguida e íbamos en la misma dirección. De todas formas, con la cantidad de trabajo que requiere una producción de estas características, uno se va repartiendo las labores de manera natural. Y aunque todo lo llevábamos consensuado, Iván dedicó más esfuerzo a la parte gráfica de diseño y acabado y yo a la forma de contar la historia y a su ritmo final. Así que se trata de confiar y de respetar el trabajo del compañero.

Después de Olentzero eta Iratxoen jauntxoa, ¿The Wish Fish ha sido, en cierto modo, un trabajo más sencillo? Lo digo por saber ya de primera mano el terreno que se pisa, la animación 3D de un largometraje.  

En cierta manera es así. Pero cada proyecto tiene sus características. En el caso de The Wish Fish se trataba de una coproducción con un estudio de la India. En este sentido, el terreno de la comunicación y el feedback de trabajo resultó más tedioso que en Olentzero, que todo quedaba en casa.

Hablabas antes del estado de la animación en España. A veces da la sensación de ser un género algo maltratado.

Por lo que he hablado con productores y gente del sector, da la sensación de que esto está cambiando para bien. Si nos fijamos en la cartelera es muy probable que encontremos una película o dos de animación y cada vez hay más españolas. Es importante que los que pueden invertir empiecen a darse cuenta de que la animación es un buen negocio, como demuestra alguno de los compañeros nominados al Goya. Hay que alegrarse con cada éxito en este sentido porque es bueno para todos.

También, pese a los incontables ejemplos que se pueden encontrar, hay un cierto tipo de público que lo sigue viendo como algo exclusivamente (o casi) dirigido al público infantil. ¿La animación dejó de ser algo de niños, o realmente nunca lo fue?  

Realmente nunca lo fue. La animación es sólo una técnica para poder contar una historia. Cada cual cuenta lo que le parece y tiene su público por ello. Pero sí es cierto que el público infantil es un gran consumidor de animación y muy agradecido también, por lo tanto un buen target a la hora de plantear proyectos que resulten rentables. Supongo que según se vaya creando una industria más consolidada y los espectadores demanden las películas, podrá haber más oferta de este tipo en las carteleras, si ese sigue siendo el modelo de negocio en unos años, claro. Ahora, con las posibilidades que ofrece Internet, se puede acceder al público de otras maneras.

¿Y los profesionales que hacen este tipo de cine en nuestro país? ¿Tienen un nivel como para no tener que bajar la cabeza ante otros de industrias presumiblemente más potentes?  

Lo tienen. La gente es muy buena. Ciertamente muchos intentan terminar trabajando en estos grandes estudios pero creo que tiene más que ver con la forma de plantear el negocio y el nivel de profesionalidad y especialización que se les presupone. Una buena estructura en la industria sacará mejor rendimiento del profesional. En España todavía estamos en ello.

Supongo que habrás visto los otros trabajos nominados al Goya. ¿Qué destacarías -desde una sana rivalidad- de todos ellos?

Participé en una entrevista en RNE con todos ellos en el programa y tuve la oportunidad de escucharles hablar. Creo que todos tenemos ideas parecidas sobre lo que estamos haciendo y es bueno ver que se siguen afrontando los proyectos con ilusión y sinceridad. Sin ir uno por uno, destacaría lo interesante de la variedad de apuestas y calidad que hay este año. Aunque yo ya tengo mi quiniela hecha.

Tu relación con el cine viene de muy atrás, de tu paso por la facultad. Sin embargo, gran parte de tu trayectoria la has desarrollado en espacios paralelos del mundo audiovisual. Si tuvieras que elegir algún tipo de trabajo, ¿con cuál lo harías?

Todos los trabajos que he realizado están en mayor o menor medida vinculados al mundo de las “ideas” y de cómo trabajar con ellas. Desde diseño gráfico, pasando por realización de videoclips, hasta el mundo de las series de animación para televisión. Me han dado la oportunidad de ir formando un criterio propio que he ido aplicando a los proyectos nuevos que me han surgido. En cierta manera, el cambio es lo que me ha permitido seguir un poco más cuerdo de lo que estaría si sólo hiciera una cosa concreta. Pero, después de esta nominación, me siento más alentado a seguir probando con los largometrajes bien sean de animación o no.

El deseo de Opil le coloca en una difícil situación en la película. ¿Cuál sería tu deseo, si pudieras elegir solamente uno?

Mi deseo es no perder la ilusión. Gasolina importantísima para este trabajo.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.