Ricardo Jimeno: “No pretendía expresar ningún mensaje concreto, simplemente me encontré con esa realidad por la calle y la grabé”

  es  licenciado en Comunicación Audiovisual y Ciencias Políticas. Actualmente trabaja en la Televisión del Senado de España como realizador, labor que compagina con su faceta de investigador académico en la Universidad Complutense de Madrid.

Este realizador vallisoletano, nacido en el año 1984, cuenta con un amplio abanico de proyectos audiovisuales en su filmografía. Pese a su juventud, es el creador de trabajos como El socorrista, Cómo suicidarse y no morir en el intento, Proyecto N: Los ingenieros alemanes o 15 M, una de sus últimas creaciones que se proyectó en la segunda edición del certamen , propuesta que define como “una oportunidad única y una iniciativa excelente” para que su trabajo haya podido verse en una sala de cine durante la Seminci.

¿Cómo empiezas en el cine? ¿Te planteas abordar alguna faceta dentro de este campo que no sea la dirección?

La verdad es que gran parte de mis intereses se mueven en torno al cine: como cinéfilo, como investigador en la universidad, y también como modesto cineasta amateur, además de trabajar profesionalmente como realizador de televisión. Lo que más me gusta es la dirección y la escritura, aunque también suelo desempeñar otras labores, como la de edición.

15 M presenta un paralelismo constante entre la población reivindicativa y una España denominada de la “pandereta”, ¿qué pretendías expresar con ello?

De antemano no pretendía expresar ningún mensaje concreto, simplemente me encontré con esa realidad por la calle y la grabé. La aparición de la procesión religiosa fue una casualidad afortunada que me sorprendió a mi mismo. Esas dos realidades, en principio contradictorias, conviven históricamente -de forma más o menos agresiva- pero también tienen puntos de encuentro. Comparto la mayor parte de las quejas del 15 M, pero su forma de reivindicarlas, también tiene algo de “pandereta”. Su estética es tan castiza como la de San Isidro o la del chotis.

¿Ha sido fácil grabar este corto en puntos tan estratégicos dentro del centro de Madrid o te has encontrado con algunas trabas dada la situación en aquel momento?

La verdad es que fue bastante sencillo. Como iba yo solo con mi cámara, que es pequeña, pasaba bastante desapercibido. La gente del 15 M a la que abordé fue muy colaboradora y los jubilados chulapos estaban encantados, prácticamente actuaban para mí. Solo disimulaba un poco cuando quería grabar los planos de la policía. Lo complicado fue lograr abarcar con una sola cámara diversos sucesos que estaban teniendo lugar simultáneamente. Tenía que ir corriendo de un lugar a otro.

¿Ha llegado el público a captar realmente la esencia que quieres transmitir con este trabajo?

Creo que en general sí. Hay gente muy amable que me ha hecho comentarios muy interesantes y lúcidos, incluso cuando eran críticos. Aunque también hay personas que parecen no entender nada de nada. El tipo de público que durante el certamen abuchea injustamente El paseo de Pablo Jorge, una de las escasas obras con carga crítica (Mención especial del Jurado) porque ataca al gobierno, o se molesta y se sorprende porque haya trabajos con contenido político y social. Lamentablemente, esa actitud no solo me parece corta con los cortos, que sería lo de menos, sino también con la realidad. Y lo triste es que, además de estar muy extendida, es la base del pensamiento de nuestros gobernantes actuales.

¿Crees que el gusto del público ha cambiado a lo largo del tiempo hacia una predilección por historias verdaderas, situaciones actuales y problemas que nos afectan directamente?

Creo que no. El público, al menos lo que se entiende convencionalmente por “gran público”, siempre ha preferido lo contrario: historias alejadas de sus problemas y de las cuestiones más duras de la realidad. Es más, creo que en los últimos años el público joven se muestra aún menos interesado por esas temáticas que, por ejemplo, la juventud de los años sesenta y setenta, que sentía un mayor apego hacia un cine más político y comprometido. De hecho, he podido comprobar que mi trabajo es más apreciado por la gente que era joven en aquellos años que por la gente joven de hoy.

¿Son suficientes y de fácil acceso las ayudas que existen para subvencionar proyectos cinematográficos?

Yo nunca he solicitado ninguna. Creo que la política de subvenciones es fundamental para sostener la vertiente industrial del cine español, aunque su formulación debería modificarse para hacerla más eficaz y menos endogámica. El sistema francés me parece un excelente modelo a seguir. También es esencial apoyar a los nuevos valores, que son por lógica, quienes más difícilmente encuentran financiación. No obstante, nada de esto tendrá sentido, si el gobierno mantiene la actual política cultural, con el tipo de IVA recientemente establecido.

¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Piensas presentarlos en próximos certámenes de cine?

Mi próximo trabajo va a ser una mezcla de ficción y documental. Si el resultado me parece suficientemente satisfactorio, espero que pueda verse en algún festival.

¿Qué ha supuesto presentar 15M a ValetudoDVD- Ven y Estrénate en Seminci?

Una oportunidad única para que mi trabajo se vea en una sala de cine y en el marco de la Seminci. Es una iniciativa excelente y espero que continúe.

 

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.