El pulso incipiente de Martin Scorsese

El lobo de Wall Street ha sido de momento la última lección de cine que el maestro ha regalado a sus seguidores. Rebasados los setenta años, el pequeño director italoamericano prepara ya varios documentales y algunos largometrajes como el anunciado biopic sobre la vida de Frank Sinatra. Piezas, en todo caso, que vendrán a consolidar una carrera casi sin tachaduras en las que es difícil destacar únicamente tres o cuatro títulos.

La delincuencia narrada desde la cotidianeidad, los personajes al límite de lo soportable y una mirada entre nostálgica y sin concesiones al pasado son algunas de las constantes que repite en sus historias. Ganador del Óscar por Infiltrados, una de sus múltiples incursiones en el terreno criminal, Scorsese nos ha conducido por las calles más sórdidas de Nueva York en Taxi Driver, ha hecho que mirásemos el mundo de la Mafia de otra manera gracias a Uno de los nuestros o la historia bíblica con La última tentación de Cristo.

Director especialista en arrancar a sus actores interpretaciones memorables, formó durante años una coalición perfecta con Robert de Niro, con quien rodó Toro salvaje o Casino. En los últimos años ha sido Leonardo DiCaprio quien ha ocupado la plaza de actor irreemplazable para el director. Con él ha rodado Gangs of New York, otro retrato sin concesiones de la violencia gestada en la Gran Manzana, El aviador, potente biografía de Howard Hughes o la alucinatoria Shutter Island, además de ese último puñetazo visual que despedaza la imagen del capitalismo más salvaje que es El lobo de Wall Street.

Pero lo que nos interesa en ValetudoDVD es sobre todo la etapa de formación (o no tanto) en la que directores como Martin Scorsese se adentran en el mundo del cine a través del cortometraje. Antes de que Roger Corman le diera la oportunidad de dirigir uno de sus primeros largometrajes, Boxcar Bertha, Scorsese ya había llamado la atención por algunos de sus trabajos en formato corto. En 1963, por ejemplo, rodó What’s a Nice Girl Like You Doing in a Place Like This, que hoy puede verse casi como una rareza y en la que se deja llevar por las corrientes experimentales que se movían en esa época a uno y otro lado del Atlántico.

En It’s Not Just You, Murray! empleaba un argumento que ha ido repitiendo a lo largo de los años. El mafioso que cuenta en primera persona y con un frenético ritmo su ascenso y caída en el mundo del hampa es el antecedente directo del Henry Hill de Uno de los nuestros, el Sam Rothstein de Casino o, incluso, el Jordan Belfort de El lobo de Wall Street.

De 1968, un año después que su largo de debut, es The Big Shave, un curioso trabajo que puede leerse como un alegato en contra de una guerra que estaba desangrando a su país en Vietnam y que contaba cada vez con un mayor rechazo popular.

A partir de ahí, llegarían Malas Calles o Alicia ya no vive aquí y, con Taxi Driver, la consolidación definitiva como uno de los cineastas clave de su generación. Al lado de Woody Allen y Francis Ford Coppola, compañeros de profesión con los que comparte entre otras cosas la pasión por ‘su’ ciudad, rodó en 1989 la cinta de episodios Historias de Nueva York, una de las últimas oportunidades de disfrutar de una historia corta rodada por Scorsese.

Comparte y disfruta:
  • Facebook
  • Twitter
  • email

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

 

Mira lo que hacemos

Últimos comentarios

  • Jorge: Solo queríamos deciros que hemos estrenado una nueva web, www.azotecrew.com. Donde podréis ver todos nuestros...
  • Adela Lopez: Es estupendo, la interpretacion fenomenal.
  • César: Como bien dice la directora: Estamos acostumbrados a que si no pensamos como la mayoría estamos equivocados,...
  • Marc.O: He visto el cortometraje y no he sido capaz de llegar a ninguna conclusión. Da la sensación de que se ha...
  • LUCAS: ENHORABUENA VICTOR, LA HISTORIA MUSICAL ES INCREIBLE.